InicioEditorialSánchez debe saber que la política de trasvases es irrenunciable y debe “rescatarse” el del Ebro

Sánchez debe saber que la política de trasvases es irrenunciable y debe “rescatarse” el del Ebro

El agua es fundamental para la España seca y no es lógico que miles de litros se pierdan al mar año tras año por derogarse el trasvase del Ebro

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo- Segura (ATS), reunida esta pasada semana en la sede del nuevo Ministerio para la Transición Ecológica, ha acordado la aprobación de un trasvase de 20 hectómetros cúbicos (Hm3) para atender las necesidades hídricas de las cuencas receptoras.

Esta resolución de la comisión técnica responsable de aplicar las reglas de explotación del ATS se produce después de que en su reunión del pasado 11 de julio se constatara que la situación de los embalses en la cabecera del Tajo (Entrepeñas y Buendía) está en nivel 3. Este nivel 3 implica que se puede autorizar un volumen máximo de hasta 20 Hm3/mes de forma discrecional pero motivada, por lo que se requirió a la Comisión acordó preparar un informe sobre la situación del sistema.

Este informe es el que se ha analizado en la reunión de hoy. Además de constatar la situación de los embalses de Entrepeñas y Buendía a comienzos de agosto (652,2 Hm3), se hace una previsión de la futura evolución de las reservas en dichos embalses en el próximo semestre. El análisis técnico plantea tres escenarios distintos de trasvase, de 0, 10 y 20 Hm3. En cualquiera de los tres casos la Comisión concluye que la situación final del sistema se mantendría en nivel 3 sin que haya riesgo de aproximarse a una situación de nivel 4. La Comisión ha acordado volver a reunirse en los primeros días de septiembre con objeto de verificar la situación del sistema en ese momento.

Pedro Sánchez en particular y los socialistas, en general, deben asimilar que la política de trasvases de agua debe ser irrenunciable. La solidaridad con los recursos debe ser una realidad en toda la España peninsular e insular.

La primera decisión del entonces Gobierno de Rodríguez Zapatero fue nefasta para la Comunitat: derogaba el trasvase del agua del Ebro. Desde entonces miles de litros se pierden cada año en el mar e incluso el río ha provocado desgracias e inundaciones que se hubieran evitado con las canalizaciones e infraestructuras que se hubiesen puesto en marcha con el llamado Plan Hidrológico Nacional (PHN) que contaba con el respaldo de todos los expertos nacionales e internacionales que desarrollaron el ambicioso plan que hubiese cambiado para siempre España.

El trasvase de agua del Ebro, con o sin PHN, debe de nuevo rescatarse del pozo al que le condenó Zapatero .

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies