InicioEditorialEl Gobierno de Puig y Oltra quiere implantar el Islam en los centros públicos valencianos

El Gobierno de Puig y Oltra quiere implantar el Islam en los centros públicos valencianos

La consellería de Educación anunciana su intención de implantar la religión islámica en algunos centros educativos de la Comunitat Valenciana. Ahora dice que lo “recondiderará”, tras la polémica generada, pero si atendemos al histórico del conseller Vicent Marzà y a las acciones de Ximo Puig y Oltra es lógico comprobar cómo la comunidad educativa no se fía.

Su implantación es una decisión unilateral que demuestra falta de respeto, de rigor y de gestión que no se puede permitir en un tema tan serio. Es increíble que se haya llegado a aprobar una iniciativa tan importante sin consultarlo con nadie, ni con los municipios, ni con los equipos directivos, ni con los consejos escolares del centro, ni los municipales. Simplemente hubo una reunión donde les dijeron que habían sido centros seleccionados. No se les ha permitido plantear ni alegaciones, ni han escuchado su punto de vista. Ahora dicen que no es definitivo pero nadie se fía porque los hechos demuestran que la palabra de Marzà no tiene ningún valor.

Y es que ni el diálogo ni el consenso son el “fuerte” de Marzà y cuando se le mete en la cabeza una cuestión de imposición ideológica la lleva a término caiga quien caiga y le pese a quien le pese. Esta no es una manera de dirigir la educación en la Comunidad Valenciana.

Además, se hace muy difícil entender porqué si después de tantos años han estado en contra de que la religión se impartirá en las aulas y de hecho, este es uno de los puntos que se van a trabajar en la modificación de la Lomce, ahora pretendan implantar la enseñanza del islam. En Europa venimos de una tradición cultural de base humanista cristiana y no tiene sentido renegar de nuestras raíces para fomentar otras.

Es paradójico que mientras a los centros les obligan a reservar plazas a los alumnos con compensatoria para que estén distribuidos por la Comunitat Valenciana y, sin embargo, a los alumnos musulmanes se les intente aglutinar en el mismo centro. Es evidente que en los centros propuestos no había ninguna demanda por parte de las familias de que se implantara esta asignatura en esos colegios seleccionados”.

Este año han recortado profesorado para clases de refuerzo, pero hay recursos para estas medidas que nadie solicita. En lugar de luchar contra el fracaso escolar, ponen en marcha medidas y que generan polémica, enfrentamiento y tensión en el sistema educativo valenciano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies