InicioNacionalCrece el malestar en el PSOE contra Sánchez: Page reclama un Consejo de Política Territorial, pese a la negativa desde la ejecutiva del Partido Socialista.

Crece el malestar en el PSOE contra Sánchez: Page reclama un Consejo de Política Territorial, pese a la negativa desde la ejecutiva del Partido Socialista.

Tras aceptar Sánchez la figura del relator en las negociaciones con los separatistas enCataluña, el presidente de Castilla-La Mancha recuerda que «sobre España hablamos todos los españoles» y Lambánespera que Sánchez no ceda a «chantajes») Titular Crece el malestar en el PSOE contra Sánchez: Page reclama un Consejo de Política Territorial, pese a la negativa desde la ejecutiva del Partido Socialista. Subtitular Tras aceptar Sánchez la figura del relator en las negociaciones con los separatistas enCataluña, el presidente de Castilla-La Mancha recuerda que «sobre España hablamos todos los españoles» y Lambánespera que Sánchez no ceda a «chantajes» Su victoria en las primarias en 2017 y su posterior acceso a la presidencia del Gobierno, gracias a la moción de censura, que contó con el apoyo de los separatistas, podemitas y etarras, introdujo al PSOE de Pedro Sánchez en un letargo alejado de su habitual convulsión interna. El silencio es la mayor muestra de rechazo. Pero la gestión de la situación en Cataluña ha sido siempre el eje que amenaza la tranquilidad interna de la que disfruta Sánchez, que controla todos los órganos directivos sin oposición.Pero, aunque viaje en avión más que ningún otro presidente en poco tiempo como si nada pasara, las cesiones a los separatistas le han acabado pasando factura. Todo tiene un precio. La figura del «relator», y la confusión generada por el Gobierno al emitir el mensaje al respecto, ha puesto una crisis total al sector del PSOE que tradicionalmente ha vivido con más recelo las negociaciones de Sánchez con la Generalitat de Cataluña. Desde una federación gobernada por el PSOE se define como «inaceptable» la imagen de «cesión» ante una petición tan expresa de la Generalitat: «Se acepta que hay un conflicto entre dos partes y se las equipara». El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha salido esta misma mañana en contra de la figura del «relator». El barón socialista ha reclamado la convocatoria de un Consejo de Política Territorial del PSOE para discutir la posición de los socialistas. Fuentes próximas a Page aseguran a ABC que antes de realizar esta solicitud García-Page ha llamado a Guillermo Fernández Vara, que preside este órgano, para anunciarle que iba a reclamar la convocatoria de este órgano. En varias entrevistas radiofónicas, Page ha afirmado que «si se trata de tener a alguien de testigo porque no se fían unos de otros, siempre pueden hablar en el Parlamento donde estamos todos de testigo y nos enteramos todos». A su juicio, «los independentistas buscan salirse con la suya tarde o temprano. Si hay alguna posibilidad de que renuncien al independentismo, entonces sí que podemos abrir la negociación». El presidente de Castilla-La Mancha, ha dejado claro que «sobre España hablamos todos los españoles». También, Alfonso Guerra ha criticado que el Gobiernoponga un relator en el Golpe de Estado separatista, afirmando “yo nunca hubiera hecho algo así”, y ha hecho una comparación insinuante, en la que se ha preguntado si España es Burkina Faso o Bután para algo así. Por otro lado, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha manifestado también su disconformidad con el hecho de ceder para lograr aprobar los Presupuestos. «Aprobar un presupuesto no justifica cesiones que pongan en cuestión la Constitución, la unidad de España, el estado de derecho ni la decencia», ha escrito en su perfil de Twitter. Lambán dice estar «seguro» de que Sánchez «no cederá a chantajes de los independentistas, cáncer de la democracia con el que hay que acabar». De momento federaciones como Andalucía o Extremadura prefieren esperar. La diputada por Valladolid y portavoz del PSOE en el Congreso durante el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba, Soraya Rodríguez, cuestionó anoche el paso dado por el Gobierno: «Ni mediadores ni relatores. El diálogo entre el Estado y una CCAA, necesita respeto a la Constitución, al Estatuto y a las instituciones». Calvo le ha respondido de forma contudente: «No ha entendido nada de esta realidad». A juicio de la vicepresidenta, no se trata de un mediador ni de un conflicto internacional «ni nada que se le parezca»; se trata de una «mesa de partidos para hablar de Cataluña en Cataluña, que utilizará una persona que pueda ayudar en cómo se convoque, cuándo… simple y llanamente». «Tenemos un debate en el que estamos hablando más del dedo que la Luna», dijo. Informa Erik Encinas.

Tras aceptar Sánchez la figura del relator en las negociaciones con los separatistas encCataluña, el presidente de Castilla-La Mancha recuerda que «sobre España hablamos todos los españoles» y Lambánespera que Sánchez no ceda a «chantajes»

Su victoria en las primarias en 2017 y su posterior acceso a la presidencia del Gobierno, gracias a la moción de censura, que contó con el apoyo de los separatistas, podemitas y etarras, introdujo al PSOE de Pedro Sánchez en un letargo alejado de su habitual convulsión interna. El silencio es la mayor muestra de rechazo. Pero la gestión de la situación en Cataluña ha sido siempre el eje que amenaza la tranquilidad interna de la que disfruta Sánchez, que controla todos los órganos directivos sin oposición.Pero, aunque viaje en avión más que ningún otro presidente en poco tiempo como si nada pasara, las cesiones a los separatistas le han acabado pasando factura. Todo tiene un precio.

La figura del «relator», y la confusión generada por el Gobierno al emitir el mensaje al respecto, ha puesto una crisis total al sector del PSOE que tradicionalmente ha vivido con más recelo las negociaciones de Sánchez con la Generalitat de Cataluña. Desde una federación gobernada por el PSOE se define como «inaceptable» la imagen de «cesión» ante una petición tan expresa de la Generalitat: «Se acepta que hay un conflicto entre dos partes y se las equipara».

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha salido esta misma mañana en contra de la figura del «relator». El barón socialista ha reclamado la convocatoria de un Consejo de Política Territorial del PSOE para discutir la posición de los socialistas. Fuentes próximas a Page aseguran a ABC que antes de realizar esta solicitud García-Page ha llamado a Guillermo Fernández Vara, que preside este órgano, para anunciarle que iba a reclamar la convocatoria de este órgano.

En varias entrevistas radiofónicas, Page ha afirmado que «si se trata de tener a alguien de testigo porque no se fían unos de otros, siempre pueden hablar en el Parlamento donde estamos todos de testigo y nos enteramos todos». A su juicio, «los independentistas buscan salirse con la suya tarde o temprano. Si hay alguna posibilidad de que renuncien al independentismo, entonces sí que podemos abrir la negociación». El presidente de Castilla-La Mancha, ha dejado claro que «sobre España hablamos todos los españoles».

También, Alfonso Guerra ha criticado que el Gobiernoponga un relator en el Golpe de Estado separatista, afirmando “yo nunca hubiera hecho algo así”, y ha hecho una comparación insinuante, en la que se ha preguntado si España es Burkina Faso o Bután para algo así.

Por otro lado, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha manifestado también su disconformidad con el hecho de ceder para lograr aprobar los Presupuestos. «Aprobar un presupuesto no justifica cesiones que pongan en cuestión la Constitución, la unidad de España, el estado de derecho ni la decencia», ha escrito en su perfil de Twitter.

Lambán dice estar «seguro» de que Sánchez «no cederá a chantajes de los independentistas, cáncer de la democracia con el que hay que acabar». De momento federaciones como Andalucía o Extremadura prefieren esperar.

La diputada por Valladolid y portavoz del PSOE en el Congreso durante el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba, Soraya Rodríguez, cuestionó anoche el paso dado por el Gobierno: «Ni mediadores ni relatores. El diálogo entre el Estado y una CCAA, necesita respeto a la Constitución, al Estatuto y a las instituciones».

Calvo le ha respondido de forma contudente: «No ha entendido nada de esta realidad». A juicio de la vicepresidenta, no se trata de un mediador ni de un conflicto internacional «ni nada que se le parezca»; se trata de una «mesa de partidos para hablar de Cataluña en Cataluña, que utilizará una persona que pueda ayudar en cómo se convoque, cuándo… simple y llanamente». «Tenemos un debate en el que estamos hablando más del dedo que la Luna», dijo.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies