InicioEditorialAsesinato de la Albufereta: pudo evitarse pero no había ni un solo radiopatrulla de la Policía

Asesinato de la Albufereta: pudo evitarse pero no había ni un solo radiopatrulla de la Policía

EL COMISARIO ALFONSO CID PONE EN RIESGO LA SEGURIDAD DE LOS ALICANTINOS Y DEBE SER CESADO

Alfonso Cid se ha convertido en el peor comisario de la historia de la provincia de Alicante. Su paso por el puesto ha estado trufado de polémicas, fobias y enfrentamientos. Sus decisiones han sido del todo controvertidas y su gestión deja mucho que desear. Todo apuntaba a que así iba a ser por sus antecedentes, su polémico paso por Guadalajara y Benidorm.

Los ciudadanos sufren sus obsesiones y su afán por cambiar los turnos policiales –alega que sus agentes “libran mucho”- porque ha ido en detrimento de la seguridad: en muchas ocasiones no hay un solo indicativo radiopatrulla, estos es coches policiales, conocidos como zeta, que se encarguen de atender las llamadas de auxilio al 091.

Ahora su pésima gestión ha podido costar la vida de una persona, tal y como les contamos en la página 7 de esta edición. Cid, según fuentes sindicales y policiales, se ha inventado turnos –para acabar con el turno rotatorio que dice “cuesta mucho dinero”- que ha provocado que en determinados momentos no existan efectivos policiales, situación que se produce muchas noches y fines de semana.

Esta reestructuración de horario y plantilla a su antojo y arbitrario provoca además circunstancias nada habituales y desde luego poco lógicas como que algunas custodias policiales la están realizando inspectores de policía (una custodia cara) y que incluso en ocasiones –y en contra del reglamento- se están realizando custodias de presos o detenidos por tan solo un agente de policía.

Las formas de Alfonso Cid además han provocado que Alicante registre los más altos índices de bajas laborales, muchas por culpa de problemas psicológicos, como han confirmado diversas fuentes policiales, que apuntan que Cid ha elaborado una “lista negra de policías” para evitar que cambien de destino.

La nefasta labor del Comisario repercute en los ciudadanos. La seguridad ciudadana carece casi de efectivos y Cid se autoreclama una medalla

Una “joya” de labor policial que solo debe conducir a un camino: la dimisión o cese de un comisario que ha deteriorado gravemente el servicio policial a los ciudadanos y que ha puesto en pie de guerra a policías, atónitos ante el comportamiento de Cid, que arrastra una denuncia en Benidorm.

Pero él, según las mismas fuentes, ha reclamado al Ministerio del Interior que se le imponga una Medalla Roja, que conlleva un incremento de un 20% de su sueldo. El ministro Fernando Grande-Marlaska ha rechazado ese galardón. Ahora debe cesarlo de inmediato

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies